gris

on 30 abril, 2007
Una chica gris vivía en una ciudad gris rodeada de gente gris porque era gris.
En realidad, el gris estaba ahí
y se le había metido dentro.

se había contaminado de gris.
respiraba gris
sentía gris
pensaba gris


no era ella
era gris



se preguntarán qué pasó con esta chica...bueno
el cuento todavía no ha terminado
on 20 abril, 2007
cosmic dancer


ser música, silencio, fluir, estar. es una característica? es una persona? un lugar? que es?
todo a camara rapida:

despertarse-sabanas enredadas-frio-vueltas-levantarse-baño-esquivar hormigas que corren por la pileta-mierda de hormigas-buen dia-hola-increible que no se haya perdido eso todavia, ese saludarse a la mañana o el decir buenas noches, cuando se perdió tanto ya-comedor-cocina-jugo de naranja-pileta-lavar el exprimidor. y despues la nada mas absoluta por todas partes, vestida de mundo.

vestirse- peinarse?- visita al supermercado-contar las monedas-llega-carne para el perro-casa-vamos a pasear?-señor no lleve el perro suelto si ataca a otros perros-que calor hace-vamos a casa a comer-tomates pepino papas cortados en la tablita de bambú - champiñones -no me da tiempo de comer, me tomo una chocolatada- te hice para vos tambien-no me da tiempo-tv-sol en el comedor-pc-blogger-post.

+

medio día después
on 19 abril, 2007
'you don't like your past
and your past doesn't like you'



oh..
mierda.
on 16 abril, 2007

último día en la tierra

on 07 abril, 2007
esperaba sentada entre la nieve.
pronto empezaría a soplar el viento
se escondía el sol. dejaría de esperar sólo cuando supiera que ya habia sido hecho
el cielo azul cobalto también esperaba. le daba tiempo a las luces de encenderse
le daba tiempo a ella antes de que llegase el momento.

la luz se volvió violeta. esa tarde no había jirones de nubes que se desparramaran por el techo celeste. sólo estrellas que empezaban a brillar otra vez. una y otra y otra vez más, ahi arriba, mirando.

respiró hondo. llegó la noche y la aurora inundó el círculo polar.
on 05 abril, 2007
(sos lo que ves)

Don't Panic*

on 04 abril, 2007
“-con el tiempo la chica se convirtió en alguien que nunca pensó que sería. Una persona realista. Sentó la cabeza y se adaptó, porque eso es lo que hacen los realistas. El destino le brindó un hombre que la quería, si bien no respondía a sus fantasías. Después de la universidad todo sucedió muy deprisa y no hubo sitio para la magia. Aunque intentó con todas sus fuerzas ser realista, amoldarse a las circunstancias, no resultó.
No de la manera en que lo había planeado. Y llegó el desastre.

(…)

La mujer estaba simulando. Le hacía creer a la gente que se sentía segura. Se lo hacía creer a ella misma.
Esa mujer sufrió una terrible frustración. Pero tras superar el sentirse destrozada, deprimida y asustada…y llena de rabia…después de todos esos problemas, la mujer aprendió que no podía contar con nadie. Nadie la iba a amar profunda e incondicionalmente. Nadie se arrojaría a rescatarla. Y como era una mujer extraordinaria, mucho más de lo que ella pensaba, comenzó a encontrar consuelo en ese pensamiento. Por sorprendente que pueda parecer, lo hizo.
Porque si podía admitir que estaba completamente sola, lo vería todo claro, mucho más claro que antes, cuando dependía de los demás.
Ahora estaba sola en su isla, con luz y espacio alrededor, y aunque esa vista la asustaba, nadie le ponía límites. Recordaba el pasado, cuando quería magia, recordaba cómo aquellas esperanzas habían muerto. Ahora volvían, pero en lugar de ser como la magia que sueña un niño, sus deseos eran cada vez más sabios.

Y ahora es más fuerte.
Lo suficientemente fuerte como para que nunca más intente adaptarse. Nada ni nadie puede ahogar su deseo. Ese deseo quiere llevarla a lo desconocido.
Lo desconocido es el único lugar al que puede acudir. Una voz en su interior le dice “Cambia o muere. Encuentra una nueva vía o estarás perdida”. Pero ese mensaje le da más miedo que estar sola.
De modo que la mujer intenta desoír el mensaje. No quiere creer. Ya ha cubierto su cupo de riesgos. Sin embargo, la voz débil y tímida, continúa apremiándola. Tiene que permitirse confiar en lo desconocido, porque si no lo hace morirá poco a poco, ¿no es cierto?”*


* Guía del autoestopista galáctico, Douglas Adams.

* Hijas de la alegría, Deepak Chopra.