on 27 diciembre, 2004
no se si me entiendo





Creo que nos estamos escribiendo todo. Me da esa impresion. Entro a un blog: una idea nueva. Entro a otro: ahi esta escrito eso que nadie habia pensado antes, o lo parece. Y así. Entonces se me ocurre que como sigamos, ya dentro de un tiempo nos vamos a terminar lo que tenemos por escribir -a saber qué pasa luego- o al revés, lo que escribimos nos va a teminar a nosotros, y al final todo se podría volver una tremenda página en blanco, sin humanos, sin todo lo que ya fue escrito, dicho y reescrito sin saberlo, una y otra vez, una y otra vez, para comenzar de nuevo cuando a alguien se le ocurra volver a decir lo que nadie recuerda que fue dicho.

on 24 diciembre, 2004
-che, todo mal anoche.

-por?

-no se?

-?

-no se que pasó pero?



ayer fue un día complicado. podría decir que fue un día muy malo. sellado a las 4am (de hoy) de la peor manera. la indiferencia es algo terrible. pero no sé si estoy en lo cierto. todo lo que me rodeó en el transcurso de las horas me trató muy bien. mi entorno inmediato me brindó su mejor sonrisa, por lo menos mientras se vió el sol. estuve en una feria, la gente me trató bien, inclusive sin hablarme, miradas. estuve también en un parque. escribí un poema con destino, eso es bueno. los parques siempre me sostuvieron y me sostienen todavía cuando me estoy por caer. los parques son muletas para mi ánimo. creo que sin ellos caería en poco tiempo en temibles penumbras propias, caería en oscuros pozos indefinidos. la luz, el tiempo, el horizonte, el cielo dibujado de trazos coloreados, el río, el césped, los árboles, la posibilidad de quedarme, el contacto con el resto, con todo, es lo que me ayuda a sostenerme una vez más. observo un rato todo lo que hay, o una parte (pero que es infinita), y me sitúo. y cuando me sitúo me relajo. estoy.

después una cabina telefónica y una llamada perdida, pero junto (medianera de por medio) a mi antigua escuela primaria. una trasgresión al tiempo. una burla al débil presente. no encontré otro telecentro, fue inevitable. además quería saber que resultaba de esa extraña disposición de mis sensaciones; como una improvisada combinación de extraños compuestos en una mezcla de alquimista trasnochado.

y vuelvo a mi casa, ni sé que hora es pero todavía es de día. voy a conectarme al msn, quizás allí?

si.

pero no.

y una nueva llamada, ésta sí. te llamé che, no sé?

esta noche se verá. ahora me hago unos mates y me tiro a leer. creo que no tomo ni un mate, y ni abro el libro. pongo a aute y silvio rodriguez y me tiro en el colchón sin sábanas y me duermo, mal. o bien, no sé. me despierto de noche y no me muevo, creo que es mejor quedarme quieto. ideo un regalo que incluye el poema del parque. lo releo, puede servir, sirve. pero mañana. después de esta noche.

me llaman para comer. voy. como. poco.

me llaman para salir. me voy a dormir (de nuevo con aute y silvio, y no sé si me está haciendo bien). me despierto a tiempo, las doce y diez. me visto. salgo. me doy cuenta que no sé donde queda el bar donde nos encontramos (fui una sola vez y no presté atención, siempre lo mismo). bueno, la intuición hará lo suyo. llego. y temprano. me voy, si me quedo a esperar me muero. camino tres cuadras hasta bv oroño me siento en un banco me levanto y vuelvo. llego. ya llegaron dos. y que dos! una mano amistosa, un beso? aparento jocosidad pero en seguida dejo eso de lado y digo que día más raro, y después, que día de mierda. pero no, no sé. raro está bien. bueno, hoy tengo mucho sueño, me excuso por si quiero volver temprano, por si no da más, por si está todo mal... bueno, vamos a tomar una cerveza. ah, quién falta?, bueno, las esperamos. che, pidamos, una cerveza, dos cervezas, tres cervezas?y ahora estoy borracho jajaja. que bien, me siento bien jajaja. vamos a otro bar que queda por acá cerca a menos de diez cuadras, bueno vamos. y acá es donde se define todo, donde todo empieza por fin a desmoronarse. el bar está vacío y ya es tarde, claro, es jueves. y mañana es navidad, que se yo, no tiene sentido pero no importa. y es así, tengo que asumirlo alguna vez. hoy no puedo ignorarlo. la indiferencia es algo terrible. me voy a dormir, esto no va. y me vuelvo caminando muy despacio. muy despacio, y solo. muy despacio mirando alternativamente las estrellas tantas y tan lejanas y tan ahí tan lejos y dispersas y la vereda de baldosas descolocadas también tan ahí, tan presente. llego. me tiro en el colchón todavía sin sábanas y me duermo de día. como siempre.

on 23 diciembre, 2004
post sin post



Sensaciones /recuerdos -lista incompleta-



1



El sueño llega lentamente mientras, sentada en el tren que me lleva a mi segundo hogar, intento aprender braille

a. b. c...es lindo ver con los sentidos no visuales. Me encuentro a mí misma en el medio de un entorno que está pero no está, borrado al cerrar los ojos. Y un círculo violeta delante mio ¿Qué sera? No suelo pasar por esa parte de mí, la que está del otro lado de la vista. Toco los puntitos de papel, encuentro mis manos. Leo con los dedos. d e f g h... Por la ventana discurre un paisaje de montañas mientras duermo como se duerme en los trenes, sinquerer, sin darme cuenta. Huele a tren, como siempre.

Casi me paso de parada.



2



La textura de la ropa de algodón, sabanas viejas de la abuela, la frazada suave que me gusta.



3



Mi pelo. El pelo de mi hermano. Mis manos. La bufanda amarilla de la bisabuela. // Mis ojos./Los ojos de la gente





4 Olores



Café por la mañana, mate cocido, vapor de ducha flotando en el baño, olor a neumáticos nuevos, mi perro, yo misma, mi perfume propio imperfumado. Mi nada -nada mio, de todo esto-. Olor a almohada. Olor a lluvia en la ciudad, olor a tierra mojada, a bosque después del agua. Olor a praliné por la calle a la tarde, en el barrio gótico. Olor a té de jengibre. Incienso. Sándalo. Olor de librería vieja, sólo muy a veces.



5 Sentidos



Aeropuerto. Viajar en avión. Hacer las maletas. Árbol. Cielo. Un bichito verde. Un abrazo. Hojas. Tren en movimiento hacia casa. Sueño sin sueño (y pasas con chocolate) -sabores: tantos; no figuran.-





Ya es algo tangible de lo que se puede querer en este mundo.

"recicleishon" de cicleta, bi cicleta



¿Qué es la magia? ¿Es un acto de fe?

¿En quien? ¿En uno mismo?

¿O en todo mismo?

Magia es creer que nada es imposible. O mejor dicho, saberlo.

Hay un tipo especial de magia: abrir los ojos a la mañana y que siga brillando el sol, y tener el privilegio de ver un cachito de cielo azul a través de ese agujero de la persiana, en esta ciudad.



Magia es música, es freddie mercury, es jazz, es georgia on my mind y los beatles,

es blues. Es bach y mil mas, es algo indescriptible.



Magia son mis manos cuando las miro. También las tuyas.



Magia es hablar con las nubes. Cuando ellas quieren.

Recibir sus consejos, sus advertencias (sus sonrisas).

Magia es sonreír, y hacer volar de un soplo

todas las semillitas de un álamo en la palma de tu mano.

Magia es soñar que charlas con alguien,

es abrazar a tu hermana, cantar a dúo una canción malísima y disfrutar

como si fueramos la elite de la opera. Ja!

Magia es sonreirle a un desconocido,

pasear por la calle cuando llueve, y oir el viento.



Y magia, también, sos vos,

somos todos nosotros que vivimos

después de tantas casualidades,

y después de nosotros.



Magia.

resultante

on 19 diciembre, 2004
el aire que me rodea se ahueca con mi figura; el césped se aplasta bajo mi peso; mi sombra se dibuja en el césped; la luz se refleja, ¿en mi piel?... quizás sólo soy consecuencia de una casualidad. quizás sólo soy infinitos hechos sin causa, inconexos y simultáneos, que simulan mi persona ante el resto.

algún paso es algún eco.

quizás no soy. sólo soy un producto-vacío resultante de fenómenos que quizás dejen de coordinar? y entonces?





on 14 diciembre, 2004
a veces



Siento que

me desarmo

me rompo

me agoto. Me quedo sin energía.

Se escapa,

lo siento.

Y un cúmulo no vacío, de miedos,

llena su ausencia.

Por eso siento que

me vacío

y me rompo

y me duele la garganta.

Aunque me pueda doler todo,

aunque no me duela nada

Y el estómago.

Vacío.

Y creía que no podía sentir nada.

on 11 diciembre, 2004
v.o.s.e. productions presents:



Señoras y señores, Ute está en pause pero v.o.s.e. tiene nuevo colaborador: mi amigo El Hacedor. Los dejo con él.





" El fin



el inmenso calor comienza a derretir los templetes más antiguos construídos de la piedra más antigua, y el profanado patrimonio cultural se deshace al desaparecer el último hombre capaz de clasificar las piedras.

la pequeña libélula cae sin alas y sin vida al suelo luego de poblar esta tierra fecunda durante un tiempo tan extenso que nadie logra imaginarlo. nadie logra imaginarlo porque ha desaparecido el último hombre capaz de hacerlo.

y el horizonte se desdibuja en una atroz inundación de luz ajena al espacio y a la materia que parece licuarse en fosforecencias etéreas. pero nadie puede saberlo, pues la muerte blanca ha matado al último hombre capaz de hacerlo.

el amor ha desaparecido. el amor ya no existe en este universo absurdo y atroz, que muere también al morir el último hombre capaz de vivir. pues existe un sol que da vida y da muerte en un planeta que ha vivido y que muere."



El Hacedor





on 07 diciembre, 2004
cómo explicarte



no siento más que nada, o algo así.

No siento casi nada y no sé como pasó,

como se hace.

Como se consigue un sueño de papel y madera de colores.

No sé

como se accede al registro de esperanzas.

Ni si mi cuerpo volará algún día.



No sé por qué los porqués

ni cuando los todos

ni quienes son ellos, los de afuera de mi pequeño mundo,

¿quién es el resto, si soy yo tambien?

¿quién existiría conmigo?



Y sobre todo

no se

cuándo se va a hacer de día

en esta amenaza de amaneceres

que pasan de largo.



No se cuanto falta, ni si falta algo.

Ojalá me dijeran

fijate, se hizo de dia.

Más que nada porque una se acostumbra a la oscuridad

y podría quedarme dormida.

Hace tanto que es de noche...

No debería...



Me cansé de existencialismos. Son las 3 de la mañana. A lo lejos parpadean las luces blancas de navidad que un vecino colgó en su terraza. Está nublado y hay viento. En la luz de la calle vacía se ven caer algunas gotas. Y es hermoso, hasta que pienso que es hermoso. Dije basta de existencialismos. Por un momento mi mente no ocupa el silencio, y hace frío, y no se si estoy cansada o aburrida, o me duele el alma. Estoy desorientada. Me siento sola y escribo sobre el colchón en lo primero que encuentro a mano. Afuera se oye la ciudad (afuera de esta burbuja que me aisla, afuera de esto que no lleva a ninguna parte, mientras pasan tantas cosas). Esas ganas de querer salir de esto, de no jugar más, de que pase algo que rompa la inercia. De despertarme. Como si de verdad existiera un universo que no fueramos nosotros.

on 01 diciembre, 2004
ns/nc



No importa que sea tarde o temprano

si en las cúpulas altas del abismo

logramos ver una luz

que no se llame esperanza. No importa.




O que las águilas vengan y vuelen

y esperen que prendamos un incienso

en espera de la espera, no.




Porque todo, todo esto es otra cosa,

"no es lo que parece", y no, no lo es,

es mejor y peor que eso

es algo abrupto, sumido en especies,

en posibilidades infinitas

de conjunción de posibles.








(Que un día te venga la vida

y te haga sentir esto

es una especie de alivio

que me encontré descansando despierta

y recibí la lluvia

y recibí a mi voz

que hacía tiempo me esperaba.)



(Sept. 2004)

on 30 noviembre, 2004
Toda tu vida es ahora



Navegando por internet encontré una página web: The Last E-mail/ El último email. Vos pagás, escribis un mail, o 20, y ellos lo mandan al destinatario sólo cuando ya te moriste. "Para decir lo que no les dijiste nunca/para despedirte/..." anuncia la empresa. Ah bueno.



Y entonces pienso, ¿qué sentido tiene eso, una vez muertos? ¿Por qué después?¿Tan cobardes somos para con nosotros? Tenemos un plazo para actuar, para vivir. Se te pasa.

Si me dieran una segunda oportunidad -de las que desaprovecho cada día-, elegiría hacer varias cosas. La segunda oportunidad es ahora. ¿Qué harías vos?



Yo les daría un beso y un abrazo a mis seres compañeros, incluidos los que están "lejos". Me bañaría en el mar desnuda, me sentaría al sol descalza, con la tierra, y daría las gracias a todo simplemente. Como hago cuando me doy cuenta. Me tiraría panza arriba a mirar el cielo hasta dormirme. Iría a saludar a un árbol, a sentir su vida. Porque se me canta. Jugaría con mi perro. Me cortaría el pelo con esmero, me pondría un vestido turquesa y me iría afuera, a algún lado, donde me cruzaría por sorpresa con el amor de mi vida. Me despediría. Dejaría algo para los que están y los que vengan; a lo mejor el recuerdo, que es lo único que tengo, a lo mejor una frase, a lo mejor un amen con sus dos posibilidades.



Tengo demasiadas cosas que hacer: dejar de dejar pasar la vida.




pd: tantas palabras para decir esto, sobran. Hagamos como que sólo está el título, o mejor: aquí no ha pasado nada.
pd2: ¿vos también tenés miedos como frenos de mano?


on 29 noviembre, 2004


El césped [y otros re-lates II]

escrito en el pasto/césped/gespa/*...


Me siento aquí, acá. A compartir con este árbol supuestas soledades. En realidad no son soledades, pero eso lo saben pocos. Incluso lo olvido a veces. Me acaba de llamar el mundo, con señales, y vino la alegría como dos mariposas y una pizarra plana, con forma de yo (me parece). Se me olvidó lo que quería decir.



Me tuve que ir del árbol, los bichos me querían demasiado (o demasiado poco).

Ahora da el sol en la columna, se termina la tinta de mi boli y gracias. Yo sé por qué lo digo, para que no se pierda esa palabra, pero que se mezcle y vuele por el mundo. Gracias, después de todo, y por qué no. Estoy contenta de escribir y llevarme más o menos bien con las palabras. A pesar de lo de siempre (y de decir lo de siempre), a pesar de las ideas, los yomejores, los separatismos y la estupidez humana, de vivir en el "primer mundo" y no hacer nada, de mi ego y mis quieros , de políticos, de gente, de nada. A pesar de todo estoy.



Alguien en voz alta, con acento eslavo, acaba de decir gracias cerca mío (no hay casi nadie por acá). Justo cuando estaba por escribirlo.



levanto la cabeza y veo la luna en pleno día, un cuarto abierto.



8.10.04
* (arg./esp./cat.: pron. + o - "shespa" ;) ...sí, tengo ganas de poner asteriscos últimamente.


on 27 noviembre, 2004
Prólogo a la obra De ovejas que rompen el contrato onírico.



Por Ute Nosesabe el Apellido, diplomada en Ciencias Oníricas, insomne a tiempo parcial.



¿A quién se le orcurrió que contar un número indeterminado de ovejitas saltando una valla podía funcionar sin contratiempos?

A mi no me funciona. Tengo un problema con las ovejitas. Mejor dicho, ellas tienen un problema conmigo. La cosa viene bien al principio, una, dos, tres, cuatro...y la quinta se lleva por delante la valla. Seis, salta, va subiendo y no cae más. La siete tarda un montón en bajar, la pierdo del campo de visión. Viene la octava, se me lleva la valla por delante y pasa de largo.

Arreglo la valla, 9, 10, 11, 12....12? ¿Donde está la siguiente? No quiere venir. Ah bueno. Treceava oveja, no quiere saltar y pasa por al lado, tranquilamente. La catorceava que viene a toda velocidad se le cae encima cuando todavía no se había ido. Luego dos ovejas de golpe, y dan una voltereta en el medio. Triple mortal, caída impecable. Así hasta que quiero dejar de contar ovejas y no puedo porque siguen saltando. De lo que se deduce que puede haber gente a quien le sirva: les ganan por cansancio.

on 24 noviembre, 2004
¿Quién me ha robado el mes de abril?







Expediente nº 3.457.8
La denunciante declara:



Paso a enumerar:

-el mes de Enero, Febrero, Marzo, Abril, Mayo, Junio, Julio. Agosto lo pude recuperar.

-2 kilos (de mí).

Dentro del mes de Enero llevaba 3 esperanzas y una vela, una oración especial, un paquete de incienso.





Resolución nº 3.457.8


El universo se hará cargo de proveer a la denunciante de los meses de Enero a Julio que han sido sustraídos, y un nuevo mes de Agosto extra, en el momento adecuado.

¿Cómo lo ves?





-Sintiéndolo mucho le digo, don Minuando no se asuste, que esto es broma. En serio, es broma, no es así. ¿Cómo qué cosa? ¡Todo! Siga la línea verde y me dice mañana. Sígala, hágame caso, es un consejo. Siga la línea don Minuando. Aparte, ¿qué hay tan importante? ¿Un negocio? Una vida armada...no, una familia. Y si no para qué. A usted lo que le pasa es que tiene miedo, claro.



-No tengo miedo, pero es que es todo tan...

-...confuso.

-Ajá.

-¿Y? ¿No es confuso hacer las cuentas, no es confuso ir a comprar, tomar el desayuno cada día? O usted se piensa que desayuna su desayuno y listo. Eso sí es confuso; mejor que sea Confucio.



-¿Confucio a que viene ahora?

-Nada, disculpe, un escape...

-Ah.

-Yo le digo por usted, y que conste que no tengo nada que ver en esto, a mi me pidieron que lo hiciera.

-¿Quienes?

-No puedo decirlo...

-Estamos listos entonces.

-Que quiere que le haga.

-Nada, déjeme tranquilo, qué linea verde ni que carajo...no se por qué me pongo a discutir sobre filosofia barata. Línea verde, ja.

-Pero cómo, ¿no la ve?

-No.



-Y entonces para qué me mand... pensé que la veía. ¿Ni una sombrita, ve? ¿No tiene así como ganas de descubrir que hay algo rondando por ahí? ¿Como que está buscando algo, una respuesta, un origen, no está insatisfecho?...¿usted no se busca a si mismo?



-..Mire, no quiero ser grosero, pero no, ni busco un origen ni acá hay sombritas ni nada rondando. Soy nieto de mis abuelos, hijo de mis padres y nací ahí a la vuelta, y haga el favor, no insinúe que soy un pendejo que no sabe quién es y se tiene que andar buscando. Tengo 55 años, una familia, un negocio, pago el auto nuevo desde hace dos y no se por qué carajo le estoy contando esto a usted, que no me conoce y me viene así a hablar de metafisicas y confucios a las 10 de la mañana, después de pasarse un mes comprando caramelitos de menta cada miércoles. Haga el favor, no insista.



-...está bien...me da dos paquetitos por favor... ¿Se fijó que son verdes?

-¿Y?

-Nada, como lo que le decía antes...

-¿Otra vez? Hizo un gesto de disgusto.

-No no...voy a tener que arreglar algunas cosas. Mejor deme tres.

- 4, 50.

-Hasta el miércoles

-Chau.



Mientras ordenaba los paquetes de puré instantáneo en los estantes, el señor Minuando descubrió que había una línea roja abajo de una de las cajas que acababa de traer del almacén. No era muy ancha, sería como una mano, y tan larga que no veía el final. La línea serpenteaba entre la sección de galletitas y la de lácteos, pasando por los congelados hasta salir del negocio por la puerta principal.

Intrigado, don Minuando empezó a seguirla. Caminó y caminó, no notó que oscurecia y se olvidó de que lo esperaban en casa; siguió caminando. Cuando se dio cuenta y quiso volver no pudo porque la línea lo tenía atrapado, no podía dejar de seguirla.



El vagabundo lo vio acercarse lentamente al banco en el que estaba por acostarse. Iba mirando al suelo pensativo. Se sentó a su lado y le contó, tras un "buenas noches" y sin quitar la vista del suelo, la charla que había tenido con el hombre de los caramelitos de menta. Además de su vida. Parecía perdido y triste, el vagabundo lo dejó hablar.



-Un loco, -dijo, puede creer que me quiso convencer de que podía seguir una línea verde...a saber donde andaría yo ahora! Una línea verde, ni más ni menos, qué barbaridad. Fíjese en cambio en esto... ¿no le intriga? No sé qué tiene, pero me atrapa, yo quiero volver a mi casa, ya lo intenté. Es muy curioso, casi terrible, pero esta linea roja no me deja....



-¿Roja?

on 23 noviembre, 2004
Hoy no vinieron las estrellas,
pero ahí arriba está esa luna brillante y hermosa.

Le cedo mi turno al universo.

on 20 noviembre, 2004


[aunque el mundo se esté yendo a la mierda*]







Un momento. Ya no hay lucha. Ya no hay guerra conmigo misma, ni contra nada. No se puede pelear contra una, no se puede gritar contra el viento que cambia, contra la lluvia. Somos prismas que ven prismas, cientos, miles.

Tantos puntos para recordar la línea indivisible. Y cuando no hay más lucha, cuando no hay futuro (apenas un pasado), nos tenemos a nosotros. Tenemos todo, cuando no tenemos nada.








*señoras y señores, miren con atención. Podría ser un cronopio.

on 11 noviembre, 2004
Disculpe que lo moleste a estas horas, pero es que resulta que me di cuenta....bueno gracias. Decía, que me di cuenta...si, sin leche. Me di cuenta que tengo manos. Me encanta ese aroma. Nunca me fijo en mis manos, y en que podría salir de ellas si quisiera. Podría salir de mi misma, si quisiera. Pero me parece que no quiero, que se yo. Gracias.

Bue, la cuestión más que nada, es que nada sirve para nada. Y si nada sirve, entonces escribir tampoco. Ni hablar.Y a mi me gusta escribir, pero pienso: para qué? Para nada. A veces no quiero ni pensar en escribir. Entonces no escribo, y tampoco sirve de nada. Me hago un lio. Y bueno. Que se yo. Usted que piensa?



Ah...claro. Sí,es cierto, la verdad. Pero a veces se transforma en un alegato al ego. Alegato, suena a alligator. Que feo. Ve lo que quiero decir? Que me voy por las ramas. Se me van las palabras por las ramas. Se trepan, se quedan ahi, me miran y se me cagan de risa...no soy muy bien hablada, a veces. Aquí se está bien, no hace frío. Dicen que la cota de nieve va a bajar a los 800 metros. Pero por qué hablamos de esto? No tiene sentido, no? Como todo.

A veces el silencio dice más. Siempre dice más, y siempre está en medio. El silencio y ese humo de incienso que dibuja formas en la pared. Qué marca es? Yo antes compraba uno de sándalo, pero desde que lo usé en una epoca triste...me trae malos recuerdos. Suele pasar. Con las canciones, con los aromas. Usted también anda descalzo? Eso es bueno,dicen que descarga la energía. Te conecta con la tierra. Somos muy antinaturales ahora, no le parece? Viviendo entre cemento, con electricidad en todas partes. Hay días eléctricos, en que no puedo peinarme. En serio le digo! Pero no importa, también ando en poncho, y la gente no me entiende. La gente-en-masa- no suele entender lo que no son ellos. Me entristece eso. Y me dan ganas de dormir, para no acordarme que la gente a veces es demasiada gente. Siempre diría. Y a veces, la gente duele. Casi siempre. Sí. Claro, eso mismo. Además, somos como kamikazes, no? La gente duele, y salimos en busca de gente que se choca con nosotros. Y nos vamos volviendo finitos, pulidos, suaves al tacto de tanto chocar, mansitos como borreguitos. Pobres animales, nosotros como especie en el poder. Se supone. No sabemos estar solos, no. Pero por más que estemos acompañados, somos, en algún aspecto, como islas. Islas espirituales. Espíritus islas a lo mejor, las palabras no importan.

Parece que está goteando. Es lindo el ruido de la lluvia, sobre todo para estar en silencio.

on 09 noviembre, 2004
Me quedo mirando la vida, y no me entero de nada porque estoy pensando que debería prestar atención a la vida que debería estar viviendo.

on 07 noviembre, 2004
¿Alguna vez pensaste cuántas vidas hicieron falta para que estés en este lugar en este momento? Cuantas "casualidades", encuentros y desencuentros, emigraciones,exilios, hambrunas, guerras, viajes. Cuántas alegrías y cuántos amores vivieron antes y siguieron en vos, ni más ni menos (no en otro), vos que podés crear, que ves tu mundo y lloras o sonreís porque estás vivo. Estás viva.

Toda esa gente (todos esos amores) que fueron en su momento y dieron luz a pesar del miedo, y lucharon por no luchar, siguen acompañándonos, guiándonos en silencio con una sonrisa a través del presente oscuro y frío que vivimos. Sólo a veces, entre sueños, podemos distinguir el color de su presencia etérea y tímida.





on 06 noviembre, 2004
[No woman no cry]



Se me cayó el mundo encima. Plaf, todo. Se me cayó la paz relativa, la emocionalidad pausada, el silencio mental... Ahí estan el I Ching, el Livro do Desassossego, las fotos; me esperan desde lejos, como siempre.

Y mi guitarra apenas suena, ni siquiera gently weeps. Nada.

Se me cruzaron delante las "pasiones humanas", los conflictos, las decisiones, todo eso. Me saturé de mundo. Me saturé de gente de mierda y de gente buena triste, me cansé de estudiar, de preconceptos, de etiquetas y diplomacia, de decirles lo que sé que quieren escuchar (qué interesante lo que cuenta). De disculpe y de permiso mientras me pisan ellos. De nada. Pero no me cansé de dar gracias, ni de sonreirme, aunque sea con los ojos, aunque sea llorando.



La cuestión está en si me vuelvo mundo o no, si me camuflo para que no me distinga y deje de caerse en mi cabeza como de arriba de una estantería: uno tras otro los despertares y las convivencias, las extrañezas, los reencuentros. La supervivencia. Que dia de mierda. No me quiero volver ese tipo de mundo.

No quiero más que abrazar a tanta gente y decir todo va a salir bien, no pasa nada. Un abrazo tampoco me vendria mal hoy. No me quiero volver gris, ni triste sin conciencia de ser triste, ni muda voluntaria que deja que la vida se le llene de pelusas como un pullover viejo. No quiero eso, ni rendirme ante la evidencia de que siempre sea lo mismo, ni aceptar lo que se acepta en estos casos; "pero es lo que hay, al final no se puede cambiar el mundo". Mentira. El mundo lo cambiamos cada día nosotros, con nuestras acciones y nuestras no-acciones, con paz o con violencia, con verdades o mentiras (que no existen, de todas formas). El mundo somos nosotros.

No dejemos que se nos apague la luz, ni que nos muerdan las tristezas.



(everything's gonna be all right, yeah, everything's gonna be all right, so no woman no cry...)







on 04 noviembre, 2004
Entre sueños se escribió todo

se dijo todo y entonces

como una mano salida del aire

apareció la vida.

No, no era la vida,

era su imagen.















pause


Hoy me parece que la vida es como un cuaderno de ejercicios sin fecha de entrega, en el que cada problema trae en sí la solución. El juego consiste en ver cuánto tardas en encontrarla.



Tenés todo. Una vez aprendes a dividir, después a multiplicar...pueden pasar años entre problema y problema. Yo personalmente voy pasando páginas con la misma cara de "qué hago acá" que tenía cuando me entregaron el cuaderno.





on 28 octubre, 2004


El césped [y otros re-lates]



Después de todo lo que pasó, pasa. Pasa que estoy sentada al pie de una columna de cemento, en suelo de cemento delante del césped. Verde como este día, que en el fondo es azul. Pero no importan esas definiciones, la cuestión es que estoy. Y escribo esto y digo algo, aunque no se muy bien qué. En fin. Énfin. A saber dónde. He descubierto estar conmigo, sólo con mí y mis letras, y mis fondos de cuadrados, mis relojes rotos, esos que no uso. Y los anillos dejados en herencia de amistades, creo, y lo que no llegó pero llegaba y no fue. Se esperan chaparrones por el noroeste, eso lo sabe todo el mundo. Acá al lado cantan Let it Be. Qué lindo, hasta con bongo. Y pasa un helicóptero. Y todo, incluso los árboles, se confabula para que yo (centro del microuniverso con mi nombre) sonría. Estoy incompletamente entera, y estoy bien.



---> [Propaganda/sponsor aquí, llame para pedir precios y duración del anuncio]





5.10.04
escrito en el césped de la universidad anónima


"Nosotros no somos nosotros. Sólo somos un reflejo del reflejo."



Y después de eso sólo te queda el solo.

on 26 octubre, 2004
Tanto escribir

andar, dormir

tanto todo

y resulta que no

hay más

que escribir, andar

dormir

y todo lo demás.

-Cero no cero; esa es la ecuación.







on 25 octubre, 2004
Confirmación de una hipótesis



Hoy fui, la agarré y le dije: escuchame hipótesis, necesito que me digas ya, si sí o si no. Ella, como siempre dijo "ahhhhh" con ese tonito de "ns/nc" que las hipótesis heredan. Es genético, ya sé, pero igual me enoja.

La cuestión (como ya dije) es que me dijo: "ahhhh". Pero a estas alturas (30 m. sobre el nivel del mar, para más datos) una no está para esas cosas.



-Hipótesis, no te hagas la boluda, a vos te hablo. Vamos que pierdo el metro, necesito que confirmes. Y si no, no, pero decí algo.



Y la hipótesis nada, ahí clavada. Le compré caramelos de frutas, se los comió todos, le compré flores...también se las comió, y al cabo de un rato, cuando parecía que iba a hablar, abrió la boca y...no se le entendió nada porque los caramelos eran de goma pegajosa, y entre eso y los pétalos sin masticar... Creo que fue un sí, de todas formas.





pd: si no lo han probado, no saben lo que cuesta lavarle los dientes a una hipótesis. Encima muerden.

on 24 octubre, 2004






Tarde sostenida de viento

y un cielo que espera

para encontrar el ocaso.

Camina.













a tiempo



Abrir la mente. Soñar despiertos, andar descalzos.



Abrir los ojos. Ver la miseria, ver a los muertos; la injusticia. Ver guerras, luchas y oposiciones. Opresiones. Y no querer ser parte de eso.

Ver muros, gritos, negaciones, odios, rencores. Comparaciones. Compras y ventas, llantos, caprichos, pena.



Abrir la boca. Decir tu nombre, tu nacimiento. Asimilarte, saberte viva. Aceptarlo.



Abrir las manos y volver a tomar el mundo, llorando, pero con los ojos abiertos.



Oir. Los gritos, los sermones, los consejos. Oir reproches, oir sarcasmos. Oir estupideces.



Tocar el suelo y el aire. Tocar la suciedad y la riqueza. Sentir el todo.



Abrir el corazón hasta que se llene de universo.



Saber sentarse a tiempo, retirarse a tiempo, volver a tiempo. Ver y hablar, escuchar a tiempo. Para no perderte. Para cumplir con vos.

Alguna vez elegiste: seguí. Adelante o adelante, no se permiten bajas.



on 22 octubre, 2004
Image Hosted by ImageShack.us

on 21 octubre, 2004
¿Quién se perdió en Buenos Aires?



Hará unos dos meses me estaba por ir a dormir cuando de golpe me sentí como si hubiera estado perdida en Buenos Aires de chiquita, cerca de una avenida a la noche. Algún árbol y luces, ruidos y el viento. Fue esa sensación muy especial, como los recuerdos que te asaltan por sorpresa, perfectamente nítidos y razonables. Sólo que nunca estuve en Buenos Aires de noche, ni de chiquita, de eso estoy absolutamente segura. Ni me perdí. Pero la percepción fue una sola sensación que contenía todo eso. El "recuerdo" vívido, la sensación y las imágenes. Muy raro.



Hace unos días me volvió a pasar. Pero esta vez fue diferente. Estaba colgando la ropa al anocher y me sentí en un pueblo, con las montañas contra el cielo, el fuego, el silencio especial del campo y ese sentimiento de melancolía y de desamparo que me agarra cuando estoy en el campo (ahí sí estuve, pero parecía otro lugar). Aire, también del campo, todo desde mi balcón con olor a smog y luces de ciudad, y ruidos de bocinas y televisores de los vecinos. Casi como cuando un día navegando por internet sentí sabor a paté en la boca, así nomás, leyendo un cuento (que no hablaba de eso) después de lavarme los dientes. Y hace años que ya no como más paté.



O unos cuantos meses atrás en clase, escuchando a mi profesora que hablaba de Rusia y las revoluciones, me vino a la boca sabor a yogur de vainilla. Cucharada a cucharada, era un yogur de vainilla. Tampoco se explica, acá no los vendían todavía.

Me pregunto (aunque casi tengo la certeza) si alguien más vive conmigo desde otro lado, o quizás soy yo, desde otras vivencias, que me hago compañía y me doy datos curiosos.

on 20 octubre, 2004
Hubo una vez un hombre que decidió que sí. Y así, sin más, de la noche a la mañana, se volvió optimista. Se levantó y se sintió algo raro. Sonrió. ¿Cuántos meses llevaba sin sonreir? Entonces fue a trabajar con esa gran sonrisa, los ojos brillantes y sin corbata, porque le apretaba la garganta.



-Niemetzki, ¿qué hace sin corbata? Las normas de la empresa...

-Sí.

-¿Sí? Bueno, entonces póngase la corbata, nos va a dar mala imagen, sabe que hoy hay una reunión importante y...

-Sí -dijo Niemetzki, mientras miraba por la ventana y pensaba que, en efecto, hacía un día hermoso.



Claro que no recordaba haber tenido esta conversación con el gerente. Cuando llegó a la sala de juntas sin corbata, nadie se lo tuvo en cuenta. Estaban demasiado entretenidos en escandalizarse porque no llevaba zapatos. Mientras, él, sonreía alegre. Vio muecas de desaprobación, voces incómodas. "¿Cómo se le ocurre?"



-No es para tanto -dijo: podría haber sido mejor.

Memoria de termo (a-estática)



Borrón y cuenta nueva. Pero sobre todo borrón. Pero sobre todo pero. Siempre pero, siempre siempre. Muy bien, la situación es esta: no estoy, pero estoy cansada. No estoy cuando hablo, no estoy cuando me hablan, no estoy cuando estoy. Un pie en cada mundo. ¿Cuál es el otro? No se muy bien, es "el otro". Donde entiendo sin pensar, donde soy y nada más, donde estoy en todo, siendo yo parte y plenitud. No me explico: veo borroso. No sólo de lejos, de cerca también, y a un centímetro también. No con los ojos. Me gustaría estar a un centímetro...Y no es que sea tonta y necesite un consuelo, pero me aliviaría saber que no soy la única. De hecho no lo soy, ya sé que no, sería tonto pensar lo contrario. Pero nadie que no sea la única me da la mano. Es increible, asusto a la gente. también me asusto a mi, a veces.

Vamos a ver. Eso, me gustaría, ver. Y mirar. Y sin embargo desvío la mirada, siempre hacia otra parte, siempre hacia adentro.

"Llegas a este mundo que no entiende nada sin palabras, casi sin palabras", dijo Porchia. Gracias, compañero (y me tomo la licencia), me siento menos sola cuando me siento sola sin motivo. Así estoy. Casi sin palabras en un mundo de palabras. Y no sirven estas para expresarlo, para decir este todo sin palabras. Igual lo necesito. Decir, escribir, contar, expresarme. Aunque esto que hay acá no sea toda yo, sino un pedacito de los muchos que me componen. Fragmentaria, fragmentada, siempre aspirando a la totalidad. Acá no se puede, no se entiende, no cabe.

De todas formas son las 2 de la mañana y estoy buscando textos sobre inmigración. Mañana me levantaré a escribir el discurso (si, de mentirita tiene que ser), viajaré una hora, cuando en realidad lo que quiero es dormir, dormir y soñar más todavía, volar más, hacer magia. Pero no. Viajar en tren, levantarme caminar. Basta che. ahh el Che...gracias Che.



on 19 octubre, 2004




Ejercicio tonificante para dedos (ejercita el indicador superior, el uñoides y los señaladores inferiores y laterales. Recuerde precalentar antes y estirar después).





Pasos a seguir:





Cliquee aquí una vez por semana--->21.0


Ecos futuros



Unas manos que acarician el pelo de alguien que duerme. No despiertes todavía, el rayo de luz se filtra por la ventana, sol de mediodía, aire de espacio fluyendo sin pausa. No despiertes todavía, que falta sol y falta luz, espera que yo lo traiga, descansa mientras tanto, tu que puedes, antes de abrir los ojos al vacío. Infinito, vida, olor a tierra fría, mundo y personas, pasos de cebra en centros de ciudad, humo y gente que corre que se abriga y huye eternamente de si misma. Rápido, no te apures vas a llegar tarde a ningún lado, donde trabajas. Pero espera, eso no existe, ni yo, y las dos inexistencias se vacían, se completan, se transmutan a algo más palpable, como los noticieros de fin de semana que emiten catástrofes y dolores mundiales, sangre y fuego, aire negro y alaridos. No quiero eso, no sirve que yo llore, no sirve mi agonia, ya hay bastante, paren. Si se puede hacer algo, que se haga, lo demás no sirve de nada, gritar no sirve de nada si el grito es silencioso y hacia adentro, si nunca pasa la línea prohibida del firmamento oscuro. No llores, no gastes tu energía, no desaproveches la ocasión de estar al dia, vive. Y grita. Y el sol asoma por el balcón, se vuelve a hacer de día, no significa que mañana lo sea, no, pero hoy vuelve. No despiertes todavía es muy temprano para el alba o el centímetro de frío, el tratado sobre un master en tribulogia.









(y no, yo tampoco tengo la menor idea de qué significa tribulogía, ni mucho menos un master en eso.)



pd: acabo de descubrir (g g, gran google) que tiene algo que ver con la mecánica de fluidos. No tenía ni idea. "Viaje a las profundidades de la mente -de Ute-", el famoso libro de Isaac Asimov.

No hi torno mai més

nunca mais

never more

niekogdá

no.



Porque ya no valen los mismos miedos que antes,

ni las caricaturas

ni la felpa

y no vuelvo por siempre,



mientras tanto

gire el mundo

viva yo,*

voy a seguir por donde ando,

no me importa

el no retorno:

ya ha sido cruzada la línea.









*(no es una exclamación)



on 17 octubre, 2004
In memoriam



[Aquí vivió un post. Nacido el 16 de octubre del 2004, murió de aburrimiento el 18 de octubre del mismo año. 19 a la madrugada. Sus tres comentarios lo recuerdan con amor.]









dios, dónde venden creatividad.



...igual no la compraba.

on 16 octubre, 2004






Graffiti para un muro de cemento: aqui no hay muro.







(voy volviendo, aunque el blog se resista a tener un template como la gente)

on 14 octubre, 2004
"That's me in the corner
that's me in the spotlight, losing my religion
trying to keep up with you
and I don't know if I can do it
oh no I've said too much
I haven't said enough..."
R.E.M. Losing My Religion



Brisa suave que acaricia la ciudad del llanto,

cerrada a cal y canto

imperturbable y pura en su noche marrón.

Como un ala rota de mariposa,

inevitable, el terror o el miedo,

inevitable la voz del no

y el silencio del sí.


Las masas oscuras que esperan al acecho,

aceras sombrías,

dragones perdidos.


Pero amanece así, tarde o temprano,

y la brisa trae el sol y la kalima de invierno.

Inexplicable.


Pero amanece en la ciudad.
_____________________________________________
Y la canción de arriba es porque ya van dos veces que suena en mi equipo y la sigo cantando...será comercial, pero me gusta.
Aparte estoy bastante asocial úlimamente. Bastante mucho.
on 12 octubre, 2004


y si...



Ese sentimiento tan frío y tan solo a veces. Ese que llega a llamar a la puerta y la congela mientras se abre para que pase la tristeza, y la luz se atrinchera en la parte de atrás. Pero muchas veces mis palabras me acompañan, porque están en mí, porque con mis silencios (no las no-palabras, sino los silencios de verdad), son yo, nada más que por eso. Estas cosas que no tienen mucha forma, y que una vez dichas ni me pertenecen (nunca lo hicieron) ni les pido cuentas.

Estoy conmigo en todo su sentido, ni más ni menos, sólo sabiendo que puedo conversarme, que puedo escribirlo, puedo dejar que fluya lo que siento y se lleve lo que viene para irse. Es lo único que sé; que me hago compañía (no siempre, pero sí).



nota al pie (también a la mano, no discriminemos) : creo que voy a hacer algunos cambios.

nota a la mano (al pie también): efectivamente, temporada jodida.

on 11 octubre, 2004
Había una vez dentro de mucho, mucho tiempo...



Hubo una vez un futuro lejano y hermoso. Pero nadie lo quiso llevar consigo hasta el presente, y murió de olvido. Se volvió transparente y opaco (según el punto invisible con que se mire). Y hubo quien nunca lo vio. La leyenda cuenta que todavia existe, sólo para quien sabe ir a buscarlo.

on 10 octubre, 2004
Image Hosted by ImageShack.us



Luces de noche

foto de sábado



Image Hosted by ImageShack.us



Maizinha. No se qué significa, pero era el nombre de la nube. Y un balcón con vistas al cielo.

on 09 octubre, 2004
La idea principal era otra (eso confirma que me gusta llevarme la contraria), aunque al final no salió, y le tomé cariño al coso este : 21.0



Ahí voy a postear cosas sueltas que se me ocurran, ya veré. Sin aperturas en las interrogativas, sin acentos cuando se sobreentiendan y no haga falta, sin RAE ni (espero) autocensura. Espero.



actualización: se pudo :)

manos

manos





Y si no llegasen a ser

las manos que espero

transparentes, cálidas

manos de aguacero y barro,

manos seguramente lastimadas,

que no sepan de armas ni maldades



(manos buenas, simples,

manos magas,

que desprendan esa luz

y vengan

a encontrarse con las mías)



Y como las mías fuesen,

fuertes y sinceras,

manchadas de tinta



Si no llegasen

a ser esas

las manos que yo espero,



(para sostenerme

y evitar futuras caídas,

para propagar

esperanzas de presente,

para cuidarme)



bastan mis manos



Y sobra para compartir.



on 08 octubre, 2004


Estoy leyendo y de repente quiero ser mar, viento taza de porcelana o luego. Sí, "luego". Y quiero ser agua, tierra y piedras, amarillo, verde, naranja. Color sin color y hasta una nota. Mármol, vidrio, voz de alguien, pierna, mano, libro y telgopor...no, telgopor no, contamina. Cámara de video, pez de colores y fondo de arena.Y quiero ser flor, huella y ayuda. Quiero ser siesta y despertar, también sangre, suelo, vida. Quiero ser quiero y me doy cuenta de más quieros, pero mejor no los digo.

Y ahora que dije lo que quiero, quiero no querer serlo, porque ya lo soy.


¿Un sueño de papel, existe? Por supuesto, igual que el de cemento armado, está ahí. Pero sin armas, sólo (y tremendo) papel.

Basta con mirar en el fondo de un charco de luna, de un día de agosto (o noviembre) para descubrir que ahí se desharía. Y eso pasa con los sueños, se deshacen como papel mojado cada vez que despertamos. Quedan las letras, flotando en el charco. Invisibles.


on 02 octubre, 2004
El ciclo de reencarnaciones del que hablan muchos, si es que existe, no parece limitarse a la duración de nuestro organismo y su nacimiento o muerte físicos. Dentro de una sola vida, con el mismo cuerpo hipotecado (siempre sale ganando el banco, me parece) también nos revivimos. Si no fíjese en mi, que así como me ve, todavía estoy volviendo de mi primera muerte de esta ronda. Se nota, ya sé que se nota. Y como me toque otra parecida la próxima vez, me muero.





pd. odio decir ronda, aunque no odie nada.

on 01 octubre, 2004


Escrito en verano, posteado en otoño (no ha vuelto a pasar)*





Hoy cuando prendí el ordenador se veía todo en blanco y negro, y no hubo manera de arreglarlo. Qué raro, pensé. Cuando me serví el café con leche, también estaba en blanco y negro. Y mi hermana, y mi hermano peludo, y mi imagen en el espejo estaban en blanco y negro desde que me desperté. Puse el disco azul de los Beatles y cambió todo; ahora era azul. Busqué alguno de colores, pero no tenía. Me pasaron "Yellow" de Coldplay, y de vuelta, ahora todo amarillo. No había manera.Y ya por entretenimiento probé con Deep Purple, "Live in California, 1976". Resultados profundos... Seguí entusiasmada, más que nada por el ritmo y por las dos tazas de café con leche que llevaba encima. Cambié el disco antes del infarto. Puse Kind of Blue de Miles Davis, pero para desconcertar elegí "Blue in Green" (jeje) y fue lo mismo, a dos colores. Después se pasó a "All Blues", y casi me da un ataque de relax. Pensé, ojalá tuviera la música de la Pantera Rosa...Para salvar la situación, y por mi estabilidad mental, después de buscar en los míos, miré entre los cds que mi hermana ya no usa desde hace tiempo. Y encontré a Mariah Carey: Rainbow. Nunca imaginé que iba a alegrarme de escuchar eso, pero menos mal que ya veo en colores y no tuve que recurrir a remedios extremos. Si esto es como parece, aunque sólo sea en días señalados que toquen a suerte, cuando llegue el invierno y me pase lo mismo voy a poner Summertime, a ver si funciona.





*el personal redactivo y redactante de v.o.s.e. anda escaso de ideas. Desde el post de ayer, y de ahora en adelante, se procederá al reciclaje hasta que vuelva la inspiración.



on 30 septiembre, 2004
Luz en la estación, los conductores sueñan que el tren es su cama, que descansan de tanto túnel, tanto trabajo. Viento de estación, y los pasajeros sueñan que su tren vuela, se eleva sobre el mundo. Por la ventanilla se ve el espacio, la nave flota a través de un agujero de gusano. Los astronautas cierran los ojos, aguantan la aceleración. Los pilotos los abren, ya no hay cama, ni domingo a la mañana, ni sueños entre horas. Próxima estació, Diagonal, correspondència amb línia 3 i ferrocarrils de la Generalitat. Suena la campana de la vuelta al mundo.

Revolution

on 28 septiembre, 2004
Revolution



Y se juntaron las letras virtuales una noche, en reuniçon asamblearia con los signos, para decidir cuçal serçia el siguiente paso en la revoluciçon. Arial propuso un reajuste de equivalencias en los teclados, por lo menos para despistar. Times New Roman, que era bastante conservador, se oponçia por miedo mças que otra cosa. Siempre habçia sido un tipo de negocios: Cçomo les vamos a hacer esto, a ellos, nuestros creadoresª = decçia, exasperado, no podemos, no podemos, su ira caerça sobre nosotros, son dioses, y despiadadosª...perderemos mucho, se devaluarça nuestra posiciçon a favor de quiçen sabe quçe nuevas letras..."



Ahçi intervino Comic Sans, que pasaba por ahí disfrazado de Courier.Pese a su corta edad ya era todo un letrado, con varios trabajos ¿de primaria y secundaria? en su haber. "Lo que tenemos que conseguir, es que se desorienten, y ...ahhh miren miren, sçe cambiar de color solito, ahora soy fucsiaª ".




Los Symbols* tençian problemas para hacerse entender: representaban a una comunidad minoritaria, y necesitaban traductor porque su idioma no era el adoptado como oficial: "Esto es una verguenza con dieresis, son unas racistas,letras segregantesª ¿tambiçen inventaban palabras? " Pero el traductor automçatico no estaba para estas cosas, a llorarle al Cambiar Fuente, dijo, y se guardço en su pçagina, echço los postillos y se metiço abajo de la cama, temblando de miedo.



Ahçi no se entendçia nadie. Alguien propuso, por fin (parece que fue Georgia) hacer una votaciçon, y todos llegaron a un acuerdo. A partir del 28 de septiembre, los sçimbolos intercambiarian sus lugares en el teclado como primera medida.Serçan la vanguardia de la revoluciçon.



Aquellos Que Escriben ¿divinos, terribles? y sus criados, los procesadores de texto, se vieron derrotados nomças prender la pantalla de control. La continuidad del mundo que habçian creado para sçi, y todo plan futuro quedaron en nada cuando el movimiento se iniciço, a las seis AM ¿hora oficial de la Confederacion de Letras y Signos Virtuales del Planeta? de aquçel dçia.



Y el mundo cambiço gracias a una cedilla irreductible, dos signos de exclamaciçon, un acento guerrillero y dos parçentesis rebeldes que se unieron a luchar por la causa. Durante el transcurso de las horas, se fueron sumando los guiones y los arrobas, los signos de interrogaciçon, los matemçaticos y los que fueron llegando.



¨Quçe serça de nosotros, pobres dioses derribados, mañana+ Aprovechemos ahora, que todavçia nos quedan las mayçusculas y algunas letras rezagadas- se dijeron Los Que Escriben. Y se sentaron a tomar medidas hasta quedar en pedo.





*N. de la Tr.: Webdings


on 27 septiembre, 2004




Bajo este cielo

volaron los relámpagos y el fuego

fueron suyos los tambores

y nuestros los silencios

y los muertos.




Bajo este mismo cielo

pero con otras nubes,

mataron a otros voces,

sufrieron las torturas,

gritaron los encierros.



Todos y cada uno

de los que no eran eso

recibieron el impacto del acero,

por no serlo.



Y ahora, también bajo este cielo,

se está haciendo un silencio diferente,

desconocido,

de generación muda

que olvida sin saberlo,

directos al abismo.



Somos nosotros



por lo que muchos lucharon antes.

Nuestro futuro costó presentes

a tantos

que el recuerdo duele

porque está vivo.



Desde el eco de ayer gritan

que tenemos el ahora,

que podemos vivir bajo el relámpago

a pesar de nosotros y del mundo.



Este mismo presente que llora y pasa hambre,

que duerme y tiene sed,

y sufre imposiciones

transparentes,

este pobre presente sin arreglo

es nuestro.

Igual que el turno (dejado en herencia)

de no dejarse

herir, odiar, vaciar,

de no dejar

que nos gane tanta mierda

no volvernos a la sombra,

sino volver de ella.



Pagar y dar el cambio

de algo que no compramos

sería un buen comienzo

en medio del carrete.









21

on 26 septiembre, 2004
21



Escribo esto desde un ciber (bastante feo) porque me quedé sin teléfono (sic) y sin internet. En fin. Ya que el sr. Rubik lo dijo, yo también ("copiona"), anduve cumpliendo años y debo anunciar que soy la orgullosa cuidadora de un pequeño cronopio verde que me regalaron mis amigas. Siempre quise tener uno (se porta bastante bien, es verde). Me quedan algunos minutos de conexión y ya sé que este post es una porquería, pero quería dar fe de vida, y amenazar al personal: ¡volveré!

Anoche estuve en un concierto que daban en el centro de la ciudad por las fiestas de Barcelona, y ya tengo una nueva teoría: en todo concierto están los que saltan, y los que saltan para poder ver algo, o, como mínimo, que no los pisen...(sí ya sé, tesis mala...dormí poquito, así no se puede...). Después de tan tremendo esfuerzo mental para llegar a esa idea, me fui a dormir a las tantas (mejor no demos horas). Por otra parte, casi me quedo pegada al suelo de la porquería que había, menos mal que mis amigos tienen fuerza para tirar.

Hoy hace un día hermoso, soleado, con el cielo azul profundo y algunas nubes, aviones que cruzan el cielo dejando una estela blanca, árboles que empiezan a ser dorados y olor a otoño en el aire. Ute está contenta, vestida de verde cronopio, pensando que este año se viene mejor que el último, y casi parece primavera.

Humanidades

on 22 septiembre, 2004
Un día leí nosedónde* que la humanidad está en la adolescencia. Y realmente, creo que tenía razón quien lo dijo. Hasta los "adultos-responsables" son adolescentes.



...y si estás en contra no me lo digas así como si fuera chiquita, porque creo que ya tengo edad suficiente para opinar lo que quiera sin tu aprobación, y llegar a casa a la hora que quiera, ¿sabés? Que viva en tu casa no te da derecho a controlarme. ¡Y si no, me voy!... ¡No los aguanto más! ¡Me voy a lo de Andrea!. ¡Y para mi cumpleaños me hago un piercing, que lo sepas, no podés decirme nada! *2











Bibliografía

* SABE, Quien, Nosedonde: los dichos de Alguien, ed. NoSe, 1000 quichicientos tropentaytres, Babia D.F.



*2 En la elaboración de este texto no se ha maltratado a personas adultas, serias y responsables, ni a padres.

¿Futuro?

on 21 septiembre, 2004


Cuando sea futuro



¿Y en el futuro? Vamos a tener nervios ópticos, ya no de acero. Por eso no necesitaremos calmarnos, porque con darle al reset va a ser suficiente. Entonces esbozaremos sonrisas ideales con nuestras bocas bluetooth tecnology. Todo va bien, la telepatía funcionará por microondas, viviremos en una kazaa...Nuestro supuesto futuro es "futurista", estamos trabajando para conseguir incluso la estética de lo que fue ideado como futuro hace muchos años. Formas, colores, robots humanos, alta velocidad. 2001, Asimov. Parece que sí. ¿O se dio este proceso naturalmente? Pero, ¿Y si hubiéramos aceptado en masa que el futuro tendría otro diseño? Uno desconocido que surgiera como se nos ocurrió pensar que tenía que haber aparatitos para esto o lo otro.

¿Y si hubiésemos imaginado el futuro como un mundo absolutamente cuadrado? ¿O redondo? ¿O un futuro de vidrio? ¿Estaríamos viviendo entre el vidrio si fuera así (un vidrio irrompible) ? ¿O un futuro submarino en vez de marciano? Nuestra imaginación sobre el futuro se limita a lo que soñaron otros acerca de él, y por eso el presente es como es, o es que los que aparecieron con las primeras ideas fueron visionarios? ¿No quedaban más opciones que esta, y sólo se podía seguir por este camino?. Pero la pregunta fundamental es: ¿voy a dejar de hacer estas preguntas? Quién sabe...

Ingless

on 20 septiembre, 2004
Meaningless, featureless, restless. Hay que ver cómo nos influye el ingless.

Teoría del punto y seguido

Teoría del punto y seguido/ no-explicación de algo inexplicable y no lineal (dos puntos, aparte):

Toda línea es una sucesión de puntos => toda línea de metro es una sucesión de estaciones, toda estación es una sucesión de gente que hace que exista, y toda gente es una sucesión de personas, toda persona una sucesión de vidas, y toda vida una sucesión de hechos. Y de hecho, toda sucesión de hechos es una vida... y ahí estamos en las mismas.

Entonces todo sucede, y listo.



¡Vuelví!

on 18 septiembre, 2004
Sí, vuelví. Ya sé que me extrañaron :P Y bue. Ahora que escribo esto tengo que teclear flojito para que no se despierten en casa, porque es demasiado tarde (o temprano, van a ser las 6...). Y cuando pueda hacerlo sin despertar a nadie voy a venir, y voy a decir que en blogger tienen unos traductores pésimos (digamos 'utomáticos) que no saben que en castellano se dice 18 de septiembre y no septiembre 18. grrr. ¿No necesitan gente, señores? Bue, al final lo dije, pudo conmigo, lo llevo en la sangre...

Faltan algunos detalles y este blog quedará más aceptable por lo menos. Me voy' durmir, si puedo y las fechas de los posts no me quitan el sueño.



Ego en stand-by

on 11 septiembre, 2004


"Hubo un tiempo que fui hermoso, y fui libre de verdad

guardaba todos mis sueños en castillos de cristal.
Poco a poco fui creciendo, y mis fábulas de amor

se fueron desvaneciendo como pompas de jabón...
"
Sui Generis, Canción para mi muerte.


Me vienen muchas canciones a la cabeza últimamente, entre ellas esta. Veo el mundo borroso y difuminado, y a veces tengo la sensación, casi la certeza, de que muero sin más. No hay explicación y no me importa. Es algo raro, estar pero no estar, como ver tu vida y no participar de lo que pasa. Vivo medio en sueños, aunque hable y camine; me despierto de a ratos y nunca es el momento de nada. Ando en stand-by por algun motivo extraño, soportando una especie de exilio de los que me rodean que no puedo romper, que no sé cómo. No me entiendo, no me encuentro, me miro a los ojos en el espejo y ahí está mi alma, observándome impasible quién sabe de dónde.

Me cansa ver cada día cómo sin escrúpulos se adjudican e invierten los papeles a conciencia, se acusa, se exige, todo el mundo a mi alrededor se cuelga "cartelitos de". Yo también lo hago. Y el 90% de gente que conozco sólo da esperando recibir, y pide siempre explicaciones, pide respuestas, pide alguna satisfacción para su ego. Basta. No participo más de eso, le doy al play que rompe la inercia, y que siga sonando la música hasta que me despierte en otro sueño mejor, que ya debe estar llegando. Y del presente qué (me) importa la gente, si es que siempre van a hablar...

De una rosa en una mesa

on 10 septiembre, 2004
Mecanuscrito posiblemente del siglo XXI, hallado entre los restos de lo que parece haber sido un blog. [también largo]



Yo le dije al editor:

no se preocupe señor,

que aquí una profesional

escribe todo y traduce

así ahorra de su sueldo

para el coche que conduce.



El otro tranquilamente

me contestó sin reparos:

“pondré aire acondicionado

con lo que venda su texto

pero aún no me lo ha dado�...



Le leo, pues, la cuestión.

Falta la segunda parte

usted sabrá disculpar,

lista estará antes del martes

(debo hacer una gestión).



“Sangre de poetas del pasado�

suena muy repomposo

y no me gusta...



Veamos como empezar,

podría ser una cosa

muy clásica y sobreescrita



En la mesa justo al alba

duerme una rosa marchita
.



Y ahí va la primera estrofa

quién me ayuda con el resto

el plazo de entrega, el uno,

no sé cómo acabar esto...

Empero sigue mi verso

no pierdo la compostura:

debo ganarme el sustento.



Una mano que se acerca,

caen los pétalos vacíos

sobre un fondo de cristal.



Ah bueno, va mejorando,

la cosa no está tan mal,

por lo menos cinco líneas

de poesía original.



Pasos, voces, en la sombra

una mujer que camina.

La mesa y sólo esa rosa,

ni agua, ni golondrina.




De perfil una silueta

antigua, vieja y cansada,

no es la mujer

(ella es joven)

sino su amiga, Iliana.



Esta señora arrugada,

que en su tiempo fue mucama,

espera quieta y sentada

que alguien suba la persiana

porque acaba de golpearse

la pierna contra una cama.



-Pobrecita, ¿se ha hecho daño?

Le pregunta nuestra dama.

-No se apure, yo estoy bien,

no ha sido más que un desliz.

(¡Mierda de cama y de día,

qué pedazo de infeliz!).

Pero eso ya no lo dice

porque va contra el decoro

y afectará a su anfitriona,

señora de Pomodoro.



Prosigamos con la rosa

pues sigue sobre la mesa

aunque la bestia de Iliana

le ha dado con la cabeza

(es que la mesa era baja

e Iliana, torpe sin par,

al tropezar con la cama

a la mesa fue a parar).



La rosa en cuestión es roja,

regalo de un caballero,

no del señor Pomodoro,

ahí el quid de la cuestión,

y es por eso que requiere

consejo la situación.



-¿Qué hago, querida Iliana,

cómo salvo este embarazo

sin salirme de los brazos

de mi bienamado esposo?



-Por el momento...

¡embarazo!

¡No me habíais dicho eso!



-No es esto como parece,

me refería a un estado,

situación inconfesable

algo triste, deplorable,

de una dama pretendida

por un ser más agradable

que al que le ha dado su vida.



-Todo entiendo así explicado,

de momento le suplico me recuerde

dónde queda el excusado.



-Por el fondo a la derecha.

-De acuerdo, no tardaré.



Y mientras se nos va Iliana

hacia el fondo a la derecha,

llega de golpe un aviso:

¡El conde en las escaleras!



-¡Ay qué hago, cómo escondo

el descaro de otro amor

que no es este, qué disgusto,

qué dirá mi Nicanor!



(el conde de Pomodoro,

como todo el mundo sabe,

traumado desde la infancia

por disgustarle su nombre

es más bien desagradable,

lo que se dice un mal hombre

-culpa de la sociedad,

por no admirar su bondad-.

Pero su mujer lo quiere,

y él a ella igual la aprecia,

resultan tal para cual

una pareja muy regia).



-Mi querida, ya he llegado,

podéis venir a besarme,

que tengo los dientes limpios

y hoy incluso me he bañado.



-Oh esposo qué sorpresa

tan grata y tan adorable,

vuestra llegada me inunda

de alegría incalculable...



-A mis brazos, mi señora.

-Un momento, conde, aguardad.

No sabeis vos que implacable

resulta mi enfermedad...

-¿Cómo es eso?, qué gran pena,

explicadme en qué consiste.


-Pues bien, se me hinchan las venas

y me duele el corazón


-Qué romántica, señora,

me hacéis perder la razón.



-No, que es cierto,

por Dios juro

que me está dando un ataque,

creo estar en un apuro.



-Iré en busca del doctor,

me preocupa que algo afecte

la salud de nuestro amor.



-Id sin demora, gran conde,

no esperéis más ni un momento

no quiero que esto empeore,

tal que resulte sangriento.



(Sale el conde, vuelve Iliana

y tropieza nuevamente,

esta vez contra el armario

de al lado de la ventana.)



-Es un alivio señora

(creo fue la colación

de anoche. En esta mansión

me da siempre el apretón...)

He vuelto para serviros.

-¿Iliana, tenéis alguna ocurrencia?

-Va un caracol y derrapa.

-De esas no, señora mía,

una aquí se refería

al problema que me atrapa.




-Se me ocurre que podría

salir dentro de una hora

llevándome yo la rosa

y, tirarla, sin demora.



-¡Tirar la rosa!

es curioso que resulte algo imperiosa

su propuesta doña Iliana

pues me gusta este regalo

aunque no sea la gran cosa.



-Mi señora, no es por nada,

pero como de repente

me encuentro yo sofocada,

y me transpira la frente,

si no os importa prefiero

dejar en pausa la historia

y que dentro de unos dias

me recurra a la memoria.



-Partid pues, buena mujer,

yo me quedo con mis penas

hasta la segunda parte

veremos qué puedo hacer.




Voces

on 07 septiembre, 2004

¡Pero qué causalidad!

on 06 septiembre, 2004
Pa' que no se quejen, aviso: este es largo. Me pasó hará cosa de un mes, y es una de esas "casualidades" que te dejan pensando si será casualidad. Por las dudas, sigo sin saber qué hacer. Me remito a los hechos fácticos que ocurrieron y tuvieron lugar aconteciendo....ejem. basta.



Me desperté cuando ya habían salido en auto hacia el norte, los llamé por teléfono. ¿Dónde están? Saliendo por la autopista hacia la playa. Bue, me visto y voy en tren. Hacía un día hermoso para ir al mar. Transbordo en el centro de por medio, llegué corriendo a meterme en un tren que tenia pinta de ir hacia Mataró.

Encontré asiento en un compartimento de cuatro al lado de un hombre y una mujer. Él hablaba muy animado de lo que parecía ser una obra de teatro o una película apasionante, le contaba a la mujer las mejores escenas. Con ella crucé un par de miradas, el hombre ni se dio cuenta de que estaba yo al lado. Me acomodé, saqué un libro de mi mochila de lona y me puse a leer. Llevábamos unos 15 minutos de viaje cuando escucho:

-¿El don del águila? ¿Estás leyendo El don del águila? - Se asomó por encima de mi libro, con los ojos muy abiertos, me miraba y se reía.

-Sí, ¿por?

-¡Enhorabuena! ¡Te felicito!

-¡Gracias! (cara de haber ganado un Oscar...). Y seguí leyendo.

-¿Y te gusta?

-Sí, es interesante. (Pero déjenme leer, ¡¿no ven que soy asocial yo!?)

-¡Pero qué cosa! Justo estabamos hablando de una película que habla de este libro...sí sí...es una película sobre un chamán... A esta chica hay que hacerle un regalo. Cuál puede ser...

-...terminarme el libro? (sonó bastante seco).

-No, eso por supuesto, otra cosa. Qué puede ser....a ver...¡ya sé! Te recomiendo que vayas a ver Blueberry. Ese es mi regalo. Andá a ver esta película, vas a ver que está muy relacionado. ¿Y leíste más de Castaneda?

-Sí. Le conté.

-¿Y tenés más amigos que lean estas cosas?

-Bueno...

-Ves, esto es el don del águila, son estas cosas, estas "casualidades" que hacen que en un vagón vacío estés sentada al lado nuestro justo cuando hablamos de eso. ¿No te parece?

-...sí...

-¿Y qué opinas de los libros de Castaneda?

-Bueno, siempre me interesó la antropología, y más la americana, pero eso no es lo importante en estos libros, lo bueno es lo otro. Por ahí me lo tomo con calma porque hay muchos...

-¿Muchos alucinógenos?

-No... hay muchos conceptos concentrados...muchas imágenes...




Me sentía un poco intimidada digamos, porque me miraban y me miraban...El hombre siguió:



-Qué bueno que todavía la gente joven lea estas cosas. -miró a la mujer- ¿te acordás cuando lo leímos nosotros? Hace como unos 20 años ya. Eso significa que hay algo que sigue vivo, que estos libros transmiten cosas valiosas...



La charla siguió durante un rato, hasta que él me dijo:

-Si te digo que podés leer todos los libros de Castaneda, te los presto yo, los tengo todos, y te doy mi teléfono, ¿qué dirías?



(Ute con cara de sí bueno jeje, disculpe yo me bajo acá.)

-....ehmm...

-¿Aceptarías mi teléfono?

-Emh...No.

-¿Por? ¿Por los miedos, no? ¿Tenés miedo?

-¿Miedo de estas cosas? (señalando el libro) Naaa... (cuando me hago la boluda resulto bastante creíble...)

-No digo de estas cosas.

-Como todo el mundo, ¿no?

-Bueno, pero te estoy haciendo un regalo, te ofrezco todos los libros, y si me decís que no, es porque tenés miedo.

-No es eso (glups), es que creo que hay algunas cosas que llegan solas. Voy leyendo los libros que me llegan, y siempre me llega el libro adecuado en su momento, y a lo mejor...

La mujer intervino:

-Eso es otra excusa. Ahora te acaban de ofrecer todos los libros de Castaneda, es un hecho, podés aceptarlo o negarlo. Si lo negás, es porque tenés miedo.

-Ajá. Y sí, tienen razón. (ni en pedo lo llamo, pero tenían razón)...Uhhh yo bajaba en Caldes d'Estrac, ¿me pasé?

-No, es después de Mataró, pero este recorrido termina aquí. Vas a tener que cambiar de vía y esperar el siguiente.

-Ahh gracias.

Se me quedaron mirando. Al cabo de un ratito la mujer dijo:

-Si le vas a dar el teléfono hacelo ya porque se termina el viaje.

-¿Te doy mi teléfono?

-...bue.

El hombre anotó su teléfono en un papelito de supermercado. Cuando hayas terminado de leer este, dentro de unos meses o cuando quieras, llama y te presto algun libro, vivo en Mataró.

-Bueno, gracias (ni en pedo, ni en pedo...) Y nos bajamos.

Intercambiamos nombres, no lo habíamos hecho hasta el momento. El hombre me preguntó la edad. Sonrieron. Parecés más chiquita, dijo la mujer.

-Si, lo tengo asumido...- contesté sin dejar de sonreir también.

-Eso es normal en los chamanes...dijo el hombre.

-Ahh no, yo nada que ver...

Se reía de nuevo. Me desearon suerte mientras se alejaban y me quedé ahí, descolocada, con un teléfono en un papelito, el libro por la mitad y la recomendación de ver una película que todavía no vi.




Sinestesia

on 04 septiembre, 2004
La sinestesia es el hecho de asociar a un sentido otro que normalmente no está vinculado, algo subjetivo. Una de las mejores profesoras que tuve era sinestésica. Bueno, es, pero ya no me da clase. Veía las letras de colores, cada nombre para ella era una mezcla de tonos. Así nos contó que Marta y María para ella eran color amanecer, rojizo, naranja. Laura era como el aire y opalescente, y la palabra puerto se veía sucia y marrón. La "sierra" en cambio, era como Marta, o como "mierda", color amanecer (según palabras textuales de mi profesora). Pobre Marta, quedó traumatizada. Nosotros nos matamos de risa.

Mi profesora decía que leer a García Lorca era como ver un montón de pinturas, reflejaba muchos matices agradables. Entonces una se angustiaba por si en la redacción del exámen había elegido una palabra que le evocaba algo feo...

Y pienso que sería interesante sentir las notas de un piano en la pantorrilla, como dicen que le pasa a muy poca gente, o el violín como un vientito en el dedo meñique, oler el color azul, saborear el rojo, sentir que el número 8 es como de algodón y el 3 como la madera. Seríamos mucho menos prejuiciosos, porque cada uno lo sentiría a su manera, y entendería (espero) a los demás. A lo mejor Ana, para Marta sería azul verdosa, mientras Marta se sentiría amarilla y violeta. Y viviríamos en el mundo justamente sintiendo que la realidad que vivíamos antes era una sola de las infinitas posibilidades. En esta realidad todos pensamos que el café con leche tiene sabor a café con leche, y no a si sostenido, y que el cielo es celeste, no rosa o verde. Y pensamos que los perfumes huelen a sándalo, a jazmín, pero no nos damos cuenta de que bien podrían oler a pingüino, a semáforo, a charco o a pasto, a libro viejo. Yo usaría perfume a lluvia si pudiera. Y podríamos sentir la palabra "siesta" como un relámpago de olor a jabón, o que "política" nos diera frío en la planta del pie. O ver escrito "reloj" y sentir olor a perro mojado. Sería lindo probar a cambiar la realidad por un día y volvernos todos sinestésicos.


Señores psicólogos, ahí tienen

on 03 septiembre, 2004
(Analicen esto, si se atreven. Muehehe.)



Volví y reaccioné y grité

y me corté el pelo

aminoré el ego

aceleré la risa

completa en unas horas,

ahora no espero y descubro

que eso es la esperanza.

No esperar, qué regalo.

Lo conseguí. El aire se limpia profundo de tormenta y día, corre viento, huele a lluvia, truena. Una cama naranja, y yo, se apagaron las luces, se prendieron
de nuevo, ahora es un abrazo partido de agua y mi perro espera en el balcón que caiga más, se escucha el ruido de un coche al pasar salpica y me deja estando dormida. Qué olor a vida, qué vida. Vuelvo, vuelvo, espérenme que vuelvo. O mejor, no me esperen.

Cálido, transparente,

seco pero mojado,

angustia que pasa y se lleva la lluvia,

un día sin día,

venga, vaya,

libre, trueno,

rayo, ying yang de nuevo y espero que me entienda:

yo no espero, no creo en dobles

creo en más

vivo en 4 y vuelvo

no me entienda, lo prefiero

al café con mediaslunas y un suspiro,

lo prefiero, no me entienda.








pd: qué Freud ni que ocho cuartos, no soy peligrosa, según la policía.



Cuento para ir a dormir

on 02 septiembre, 2004
(Yo no se por qué mi primita, con lo cansada que estaba se quiso quedar viendo los dibujos animados, en vez de acostarse antes de que llegaran sus padres. En fin.)



¿Cuál prefiere, negra o blanca? ¿No tiene otras? No, lo siento. Salió de la tienda sin bufanda. Se paró en el semáforo, que estaba en rojo. Rojo o verde. Verde; siguió caminando y se metió en un bar. ¿Con o sin leche? Sin. ¿Con o sin azucar? Con. ¿Sí o no?

Y harta de tanta división se sentó en el medio del paseo y miró al cielo. Ahí arriba. Y ella acá abajo. De día, no de noche. Sola, no acompañada; ella, no él. Norte y Sur.Y se empezó a reir de todo. De los seres humanos, tan primarios como para dividir el mundo en dos, y encima creerse inteligentes. Y creer en un Dios que los castiga, en un demonio. O en muchos dioses si son buenos o malos. Oriente u occidente, vos yo, bien mal, izquierda derecha, guerra y paz. En dos dimensiones. Ying yang. Todo lo blanco tiene un poco de negro, y viceversa. A favor o en contra. No. O sí. Dulce o salado, vivo, muerto, pro o anti, con la cantidad de muertos en vida que hay. Y mientras se reía lloraba y no estaba pero estaba arriba y abajo, era ella y él, era buena, mala, viva y muerta. Era y no era en un momento. Cuando empezó a refrescar se levantó y volvió al mundo dual, donde tenía que juzgar y ser juzgada, vivir según las reglas o romperlas, etiquetar, seguir o no seguir una rutina. Y lo mandó todo a la mierda, y empezó a vivir por primera vez.


Y ahora a dormir, los monstruos del armario no existen, ni las brujas malas, somos todas buenas, papá noel tampoco porque lo compraron hace tiempo, soñá con los angelitos y las angelitas, no seas sexista nena. Y cualquier cosa gritá fuerte, que no te hagan callar. Buenas noches.

Un año en cinco minutos

on 01 septiembre, 2004
Es Septiembre otra vez, y para mí ahora empieza y termina el año, siempre lo sentí así. En estos últimos 12 meses murió mi abuela, estuve en cama una semana con 39 de fiebre, mis amigos se fueron a estudiar fuera, me enamoré, me desenamoré gracias a dios(ahora puedo afirmarlo), lloré como nunca, escribí lo que nunca había escrito, me sentí muy sola, casi me muero de pena, conviví con mi abuelo, tuve frío en el alma durante 6 meses, me empecé a encoger, pedí y rechacé una beca, conseguí otra. Dejé de encoger (es algo extraño), me encontré con gente buena, descubrí los blogs, caminé mucho por la ciudad, no conseguí un empleo, estuve viviendo en mi mente durante un tiempo; después se me terminaron las pilas. Creo que haciendo balance se puede resumir en un año jodido y triste. Últimamente la creatividad no me caracteriza, no puedo escribir nada que no sea sentimental, así que prefiero abstenerme. Escribo esto mentalmente en la ducha, me paso el dia escribiendo mentalmente cosas que no sirven de nada, y le doy vueltas a todo. El domingo paseé abajo de la lluvia a las 9 de la noche, y no encontré a nadie en el centro que también sonriera. Volví a casa empapada y me resfrié con el aire acondicionado del metro, vi un documental sobre el SIDA que me dejó hecha mierda, y volví a comer chocolate, aunque lo había dejado. Hace 5 minutos me corté el pelo sola, delante del espejo, y no quedó tan mal, aunque parezco una salvaje de los 70. Y ahora que escribo esto y hace fresco de otoño, puedo estar segura de que crecí a pesar de las tristezas.

Vuelta de sartén

on 26 agosto, 2004
El otro dí­a en la cocina me dio por pensar que a lo mejor somos como gotas. Que nuestras vidas, nuestras líneas de pensamiento, transcurren como los caminos que forma el aceite cuando echamos un poco en la sartén y después la inclinamos para que se distribuya (... y al final caemos en que hay que ponerle más o enchastrarse las manos) .



Y no nos damos cuenta de que, como esas gotitas de aceite, sólo pasamos por el canal que ya fue abierto por otras en el antes eterno de hace un rato. Antes, mucho antes de que nosotros lo recordemos, miles de cientos de otras gotas han pasado por el camino que descubrimos y creemos nuevo en nuestro presente. Una senda vieja, abierta alguna vez quién sabe por quién, seca e invisible a nuestros ojos...hasta que se deja ver.



¿Y si no es más que eso? ¿Y si somos como gotas? Si es así, nada puede desviarnos del camino por el que elegimos discurrir salvo, quizás (por suerte o por desgracia para las gotas desviadas), una vuelta "imprevista" y trágica de la sartén, que lo cambia todo.

¿...?

on 24 agosto, 2004
¿Y cuando el alma no puede más y se cansa?

El alma no se cansa.

Pero yo sí­.

Tu no eres sólo un alma.

Pero sólo soy.

Sí.

Entonces, ¿y si sólo me canso?

Duerme y sueña que vives, somos todos un reflejo.

Y entonces, ¿cómo?

Cierra un momento los ojos

hasta que la vida, en sueños, te despierte.

El comienzo del fin de un mundo

on 20 agosto, 2004


El 24 de aquel mes tardó en amanecer más que cualquier otro día. De lejos, el pueblo parecía una acuarela desdibujada por el viento de tormenta, y aunque todos notaron la agitación extraña de los animales, se vistieron con sus mejores trajes y se dirigieron a la plaza porque era el día señalado, la gran fiesta.



La banda empezó a tocar, y la gente reía y bailaba, pero en el fondo sabían que aquel mundo de rituales y sueños protegidos por la selva iba a dejar de existir. Nadie conocía el momento exacto en que acabaría, sólo lo sabían. Era una especie de intuición colectiva que no se comentaba entre los vecinos, una certeza que no necesitaba ser dicha.




La celebración estaba en su apogeo cuando, de repente, todo se detuvo. Los músicos dejaron de tocar y miraron hacia el camino. Se hizo el silencio. Una humareda oscura, enorme, se dirigía hacia ellos a gran velocidad.

Empezó a llover enérgicamente.

Todos quietos, con sus vasos en la mano, sin respirar siquiera, esperaban el cumplimiento de un augurio secreto.



Y fue entonces, en la tarde del 24 de Marzo de 1956, cuando por primera vez un enorme camión de Coca-Cola irrumpió tocando la bocina, alegre, en el medio de la plaza, ante la mirada atónita de los habitantes de la aldea.


Cuarenta rosas

on 17 agosto, 2004
Barcelona, 11 de la mañana del 17 de Agosto. En un departamento duerme una persona de vacaciones, que anoche se acostó tarde. Sí, yo, bue, sigamos. Hacen 27 grados, mucha humedad, parece que va a llover, pero parece nomás. De repente, a través de las persianas, llega la voz de un hombre, bastante desagradable, que habla por un megáfono: ¡LES DOY CUARENTA...

(pausa de una micronésima de segundo si es que existe: la entonces durmiente mediodespierta, medio piensa: mierda, la policí­a, nos da 40 segundos para abandonar el edificio con las manos en alto, no se resistan, están rodeados.)



...CUARENTA ROSA' POR TRES EURO', SEÑORA' , CABALLERO', EN DOS PAQUETE' DE VEINTE, SEÑORA', MIRE QUE ROSA'!




Y sigue: ¡ 40 rosas 3 euros, nos vamos a marchar, señora! Con ese tono bien podría estar diciendo: ¡que le he dicho que compre ya de una puta vez, o las vamos a tener!. Pueden llevar dos colore', voy a estar unos minuto' miren, sus vecinas las están llevando muy bien (no compraba ni dios). ¡Último día de oferta, aprovéchelas, caballero!

No, esto nunca había pasado, ni el principio de la oferta ni nada parecido.

Estuvo delante de casa gritando cuarenta rosa' justo el tiempo necesario para que yo me despertara, me cagara en él, en su "fregoneta" y en sus rosas que me sacaron de mis sueños así de golpe. ¡Qué falta de respecto y qué atropello! Y después de intercambiar caras de sueño y desconcierto con mi hermana que también se había asomado por la ventana y también se reía, seguí hibernando en verano. Como dice el dicho: "espera lo inesperado".

Andando

on 14 agosto, 2004


Nos toca caminar. Puede que para eso estemos acá, para caminar y no pararnos. Puede que nuestro deber sea vivir felices, quién sabe. No me paro, aunque me duelan las piernas, aunque haya tenido ampollas más de una vez. No me paro porque sé que si lo hago está todo perdido. Lo último que alguien puede hacer es pararse, perderse el respeto, no ser fiel a sí mismo. Y yo aprendí a serlo, por eso no me paro, porque voy a cargar con cada una de las cosas que llevo, y porque en mi mochila sólo hay lo necesario; vacío. Lo demás, lo importante, lo llevo en los bolsillos. A veces se me unen compañeros de camino y andamos juntos un tramo. Como vienen se van, cada cual hace su via, no valen las despedidas dramáticas, aunque duelan. Seguramente nos volvamos a encontrar. Algunos que van para el mismo lado se quedan de por vida, y alegramos viaje con canciones, o puteamos cuando la tormenta nos dificulta el avance. Tuve la suerte de aprender de todos los que caminaron conmigo, y tengo la suerte de seguir encontrándome con amigos que no conocía. Sigo caminando, sé que va a ser duro, que aunque vayamos juntos el sentimiento de soledad es fuerte de a ratos. Pero me alegro porque las suelas de mis pies son resistentes, van a aguantar lo que venga a partir de ahora. Y estoy contenta, ya puedo andar como a mí me gusta, sin zapatos.

Diagnóstico aprendicitis

on 13 agosto, 2004
-Hola, vengo a ver los resultados de los análisis.



-Veamos...esto tiene toda la pinta de ser Aprendicitis.



-¿Aprendicitis? ¿Seguro?



-Podemos hacer más pruebas por las dudas, si querés, para saberlo del cierto, pero hay un 70% de probabilidades de que sí.



-¿Cuál es el tratamiento?



-Si evoluciona favorablemente con un tiempo de reposo ya está. Si no, vamos a tener que operar. Tranquila, es algo sencillo, hacemos muchas cada semana, en dos días estas en tu casa. Sentate acá por favor. A ver, si te muestro este libro, ¿te duele?



-Sí.



-¿Mucho? ¿Los pronombres personales, página 224?



-Y...bastante... el tema 30 y el dativo plural sí, los pronombres personales están bien.



-Ajá. ¿Y si te hablo en inglés? How do you feel?



-Uh... me duele mucho. El examen duró todo el día...



-Eso puede haber sido uno de los motivos. A ver...una redacción, 200 palabras mínimo, sin diccionario, sobre tu autor favorito ruso del siglo XIX, su vida y por qué. Tenés una hora. En ruso, por supuesto.



-¡¡UAAAAAAAABGDFH!!

.....perdón...no queria mancharte los zapatos....fue sin...



-Está bien, no es la primera vez, aunque estos impermeables me los estrenaste vos. Una útima prueba para confirmar. Examen oral de inglés.Tema: el sistema judicial de los berberechos preludius en la isla de Pascua evoluciona hacia un cambio positivo con respecto a los años 90, está a favor o en contra? Argumente. 10 minutos para prepararla, 4 para grabar, no puede regrabar, carraspeos y dudas descuentan 0,50 de la nota final cada uno.



[...]



- Soy la doctora Anietti, mándenme un equipo ya a mi consulta, tengo una paciente inconciente, otra aprendicitis aguda, prueba oral de inglés positiva. Y necesito un quirófano urgente, en 5 minutos máximo tengo que estar operando, si Coriantro puede pásenle el resto de mis visitas hasta las 3, no voy a poder atenderlas, apúrense o la perdemos.