on 28 febrero, 2005
está nevando
[post creado por frío polar]
.
Actualización
como pueden observar, los copos de nieve se distinguen ferpectamente
foto: V.O.S.E. servicio meteoroilógico

Drama horario

on 27 febrero, 2005

Debido a la falta de ingenio, la casa procede a postear un escrito que estuvo en borrador desde los inicios de este blog -bue, desde el 27/4/04 (cosa que no me interesa ni a mi)- .

Drama horario en algunos actos

- basado en hechos reales-


yo: disculpa, ¿me das la hora?

adolescente egoí­sta: No, es mía. Sólo mía. Vos no me entendés.
...

y: Perdone, ¿me puede dar la hora?

señor adulto-egoísta: No, es mía, yo la compré. Comprate una hora vos.

y: ¿Pero cómo me voy a comprar...?

sr.: No tengo tiempo que perder, el tiempo es oro.
(se va)

y:...¿Perdon, me da la hora?

señora egoísta con dinero y culpa: no, querida, no te doy la hora porque es mía, pero tomá, un 0,7% sí­ te doy: "s..".

(Irritación in crescendo, no solo de las cuerdas vocales)

y: Disculpe, ¿me podría dar la hora?

seudofilósofo: sí bueno, como poder podría, pero no se trata de si puedo o no puedo, sino del por qué, y del cómo. De hecho el cómo se puede considar una variante epistemológica del cuándo, me entendés lo que te quiero decir? Pero...¿para qué querés la hora, vos? ¿No te basta con ser joven?¿No te suena el carpe diem? Siendo joven, no deberías tener la hora. Y no lo digo yo, Platón, no se si vos habrás leí­do a Platón, en uno de sus diálogos, tratando el mito de la caverna, no dijo nada de la hora, pero si te fijás en la metáfora está clarísimo que...¡eh! ¿adónde vas?...


(Al dí­a siguiente, esperando el tren)

y: ¿perdón, tiene hora?

uno: sí, tengo. (sigue de largo sin pararse)

...

y: disculpe, ¿qué hora es?

enamorada: ¿cuándo?

y: ...ahora

e: ah, ahora...ahora, sí, me voy a encontrar con él. (se va, mirada perdida)

(Desquicio de la aquí redactante. Antes de tirarme a la ví­a pregunto una vez más. Aparece un compañero de clase.)

¡Hola! ¿Tenés hora?

compañero de la facultad: ¿¡Cooomo!?

Que si tenés hora, si sabés qué hora es.

c: ¿Cómo podés preguntarme si tengo hora!? Como si la hora se pudiera comprar, como si...

y: Pe...pero...

c: ¡Como si hubiera un lugar donde se vende el tiempo! El tiempo no se vende, el tiempo es de todos, pertenece al ser humano, pedazo de capitalista....

y: pero si no quise...ehh..¡¡es una fórmula, una manera de preguntar!!

c: me preguntas si sé que hora es, como si fueran equivalentes las preguntas "tenés hora" y "qué hora es". ¿Te das cuenta?

(me acerco a la vía, qué se le va a hacer...)

(Se va el metro, demasiado lleno de gente como para meterse con pocas ganas, mientras el sigue hablando)

c: no, no sé qué hora es, ni me importa, porque la hora, a pesar de pertenecer al ser humano, es un invento para controlarnos, para someternos a la globalización de tener un reloj y cumplir siempre, y no, no tengo reloj porque la hora no se puede atrapar en una máquina, la hora...

yo: ¿No te ibas a subir a ese metro?

c: porque la hora...¡¡Mierda!! ¡Llego taaarde!




on 21 febrero, 2005



[post eliminado por frío polar]




.

Blog en invierno.

on 19 febrero, 2005
luz de emergencia


De fondo suena Everybody Hurts*
y en la sala de espera de los que perdieron la esperanza y se enfermaron de pena, las luces del pasillo se intercalan: una encendida, otra no...para ahorrar energía.
Y para ahorrar energía también, los pacientes esperan sentados y balancean los pies pacientemente, hasta que salga el médico de guardia: señora, lo que usted tiene es dolor de corazones.
-De corazones?
-Sí, propio y ajeno.
-Todo junto?
-Aja.
-Y el remedio?
-No tiene. Nadie lo tiene.
La señora se larga a llorar, pero por adentro. Sólo el hombre que camina por el pasillo
arriba y abajo
arriba y abajo
se da cuenta de eso (a él ya lo atendieron).
Pero como de costumbre, media vuelta y sigue
caminando
yendo y volviendo, siempre
todo el tiempo.

En la sala de espera de los que no se quieren, no hay más que hacer que esperar. Ése es el motivo real por el que las luces de la sala están a medias: deben esperar a que adentro de cada uno se encienda la luz de emergencia. Esa que salta cuando el resto del alma se apaga y se hunde.

Y siempre salta, solo que a veces
lo hace con delay.


*R.E.M
on 16 febrero, 2005
Y sucede que Ute está en blanco. Zas. Se me formateó el disco duro mental y no hay caso. Y me di cuenta de que cada tanto me gusta "registrar" pedacitos de días, salga como salga. Acá y en el post de abajo, van 2.

[Post emancipado; vino, usó la lavadora, vació la heladera y se fue]

Y no me voy a poner a hacer una lista que diga:

  • que no sé qué escribir
  • que no se me ocurre nada
  • que se me ocurre, pero se me olvida si no lo anoto
  • y no lo puedo anotar porque normalmente me pasa en clase.

Después sólo queda un vago recuerdo de lo que quería escribir, algo que no logro recordar. Es curioso. O me estoy poniendo vieja.






Summertime and the livin' is easy
Fish are jumpin'
and the cotton is fine
Oh your daddy's rich
and your ma' is good lookin'
So hush little baby, don't you cry.
Summertime, cantado por Ella (Fitzgerald)

Seamos positivos...
En estos momentos alguien en el mundo piensa que quizás alguien en el mundo está pensando en eso. Y muchos álguienes se juntan en pensamientos, sin saberlo, desde distintos puntos de esta esfera azul inmensa y chiquitita como nosotros. Alguien desde Bangkok, a lo mejor, en una calle ya oscura, alguien en cualquier ciudad de cualquier país del mundo, está mirando al cielo. Alguien canta Summertime igual que yo recién, alguien cuela espaguetis, pisa un charco, da un beso o se está mudando, alguien pinta un sol, alguien come maní con chocolate, sin saber que nosotros, ahora, estamos pensando en ellos.
Sin saberlos.
Y hay alguien en algun lugar del mundo a quien abrazo porque está llorando. Ojalá fuera capaz de hacer lo mismo acá.
¿Y si creemos en el efecto mariposa?
18.1.'05
on 14 febrero, 2005
La cosa fue así: abrí la caja, un poquito nomás, como para pispear...y se me escapó. Que se yo, capaz que porque era chiquitito y flexible, ya sabés como son estos posts. Así de alto, y tenía 3 líneas amarillas. Sí...y, no sé, no cambiaba el orden de las palabras siempre. No, yo no, solito lo hacía. Si. Y lo extraño...si lo encuentro lo voy a llevar al blog. Él siempre decía "llevame, dale!". Pero yo le contestaba que era demasiado pequeño para eso, que se podía perder y terminar en cualquier lado. Y ahora mira, anda a saber por donde anda. Gracias por el pañuelito...y sí, claro que me da pena. Con lo chiquito que era..pobre, pobre post...
on 10 febrero, 2005
¿Adónde? -reciclaje de hace tiempo-



Me di cuenta

de que me estoy acostumbrando

a las jaulas,

me estoy acostumbrando a estar lejos de mí

y de "los míos".



A vivir entre cemento armado

y entre armas.

Me estoy acostumbrando a mi soledad

y a mi memoria

a los sueños débiles que no terminan de nacer,

a los trenes, los relojes, el papel de aluminio, "si total".



A las motos, la gasolina,

y el olor a ciudad en mi cuerpo dormido

que encoge más y más

porque no cabe entre tanta gente,

no cabe en hora punta.



Me di cuenta que sí,

que "el que se queda mucho consigo mismo se envilece"*,

que si no me voy

me muero de a poco

sin darme cuenta

mis pulmones y mis ojos

se pueden ir empañando (más)

mientras me empujan en el metro

y alguien, porque no tiene espacio,

le da un codazo a mi corazón.



Puede ser que sólo quiera

de la tierra un suelo

de nadie, un agua,

quizás

una casa y un perro que ladre

y ralle la madera con sus patas.

Puede ser que algún día me de cuenta

que no vivo la vida que quiero vivir.



Y desaparezca el cemento sobre mis espaldas.

Y mis costillas sean mías,

no de los semáforos.



Y me mire a los ojos y pueda decir

que respiro.





*como dijo Porchia





on 06 febrero, 2005
pintura inconclusa (y sin título) de viaje mochilero por el norte del país





Image Hosted by ImageShack.us



tarde lluviosa en carpa ajena en camping de cafayate (salta), verano 05.

on 04 febrero, 2005
¿sin sentido?



claros de luna en centros coronarios

hospitales para almas desvencijadas...

Maletas llenas de osos de peluche

camino a ninguna parte

se han perdido en el aeropuerto

¿y que?

Eso es lo que pasa:

no importa que las maletas estén llenas de osos de peluche

sino que se hayan perdido;

eso, es inconcebible.

Me duele la gente. Mucho.